La nueva vuelta de tuerca de Antoni Aloy

A todos aquellos que se pregunten qué fue de Antoni Aloy, el director de Santa Margalida que consiguió juntar en Mallorca a Lauren Bacall, Harvey Keytel y Sadie Frost en el rodaje de una adaptación de “Otra vuelta de tuerca”, de Henry James, les gustará saber que este cineasta sigue derrochando vitalidad y preparando proyectos, algunos de ellos tan ambiciosos como su primer largometraje. En los años que han pasado desde la finalización de “El Celo” (2000), ópera prima en la que juntó a la viuda de Bogart y su mejor socia en la pantalla con el viejo compinche de De Niro, Scorsese y Tarantino y la ex mujer de Jude Law, que interpretaba a la vampira más sensual del “Drácula” de Coppola, Aloy ha escrito varios guiones y ha estado a punto de dirigir un musical en Bollywood, titulado “Jungle Red”, con partitura de Barry Adamson, antiguo componente de los Bad Seeds de Nick Cave que ha participado en las bandas sonoras de “Carretera Perdida”, de David Lynch, y “Asesinos Natos”, de Oliver Stone.

Aloy prepara, además, un largometraje en Cuba a partir de una serie de gran éxito en la isla, “La cara oculta de la luna”, que aborda por primera vez bajo la dictadura castrista la incidencia del sida, y “Panteras”, una «comedia negra», como él mismo la define, en la que cinco ancianas se escapan de un asilo para exigir el reconocimiento de sus derechos ante el Gobierno autonómico de Madrid.

Estos son solo algunos de los proyectos en los que Aloy ha estado trabajando en los últimos años, tras el doloroso proceso que siguió al rodaje de “El Celo”, cuyo potencial quedó diluido por los problemas que tuvo en el montaje y en la distribución internacional, después de que la mala conducta de su productora estadounidense, Jordan Leibert, hiciera que el proyecto acabase en poder de la aseguradora y del banco que había otorgado el préstamo para la realización del filme. La película -que también contaba con el diseño del vestuario de Yvonne Blake, ganadora de un Óscar- quedó «desamparada», explica Aloy, quien recuerda esa experiencia como «horrible», aunque sin lamentarse, con la fuerza que le proporciona haber cumplido su deseo de adaptar la novela de James y haberlo hecho con localizaciones en Mallorca, cuando rodar en la isla era incluso más difícil que ahora.

Es preciso recordar que Aloy también es el coguionista de uno de las mejores películas españolas de los últimos años, la inquietante y poderosa “El Mar” (2000), dirigida por Agustí Villaronga, con quien, junto al escritor Biel Mesquida, adaptó para el cine la novela homónima de Blai Bonet, en una producción mallorquina por los cuatro costados.

Antes, en 1998, Aloy había dirigido a Marisa Paredes y Simón Andreu en “Señores de Gardenia”, un cortometraje «buñuelesco», como le gusta decir a su autor, que no fue admitido en el Festival de Carabanchel (Madrid) por «insultante», pero que ganó el prestigioso certamen francés de Clermont-Ferrand. Los interesados en ver este audaz viaje al lado oscuro del deseo pueden hacerlo en la página web –www.acib.es– de la Asociación de Cineastas de las Islas Baleares (ACIB), de la que Aloy es miembro.

—-

texto Sergio Hernández
publicado en “DP”
agosto-septiembre 2007