Alix François Meier estrena El rey de Palma

El realizador franco-aleman Alix François Meier, miembro de la Asociación de Cineastas de las Islas Baleares (ACIB) y que trabaja para la cadena europea de cultura ARTE, anuncia el estreno de su documental “El Rey de Palma”.

François Meier inició el rodaje del documental en 2001 y éste ha sido producido por Alix François Meier Film & TV Realisation con la ayuda de Cinètica (Palma) y Weitwinkel (Berlín).

“El rey de Palma” es un documental sobre el francés Bruno Regnault de Maulmin (1943-2007), un hombre esquizofrénico que vivió durante 16 años en Palma, quien podría recordar a una vieja gloria del cine con su cigarrillo en la comisura de los labios y los hombros inclinados hacia adelante. Con su amigo Flocky, un perrito blanco, se pasea por el casco antiguo de «su» Palma. Cuando se detiene, su cuerpo empieza a balancearse como un metrónomo. Cuando está contento, se frota las manos. Su pelo oscuro, corto y bien peinado muestra siempre una raya perfecta; sus ojos azules observan el mundo con una mezcla de curiosidad, bondad y penetración.

Hace 19 años, Bruno vivía solo en París. Como no lograba controlar su vida cotidiana y tenia problemas para gestionar su dinero, su familia franco-española decidió acogerlo. Entre otras razones, para evitar que fuera internado en un centro especializado.

Adora a su familia, en la que se siente protegido, recibe cariño y lleva una existencia apacible. Es una persona vitalista y profundamente optimista. A menudo redescubre la vida en todas sus manifestaciones. Aborrece la maldad, la violencia, la injusticia y la inmoralidad. Es un ciudadano perfecto. Pero a causa de su enfermedad, tiene accesos de malhumor que pueden degenerar en enfados.

Bruno camina a diario por su reino, el casco antiguo de Palma. Su mundo exterior son las casas nobles y claustros religiosos. Su mundo interior es el de un chico que percibe la vida a su manera. Lo que cuenta para él son los detalles y encuentros de la vida cotidiana: cuando Dios le habla, cuando se pierde porque su perro lo lleva donde quiere; cuando se extraña de que la policía no lo haya detenido durante su paseo, cuando lo disfrazan o cuando ha olvidado que tenia un sobrecito de mayonesa en el bolsillo, y se derrama.

La película se introduce en la vida diaria de Bruno y ahonda cada vez más en su vida interior. Pero súbitamente todo se tambalea cuando su amigo Flocky desaparece para siempre.