MUERE EL CINEASTA ANTONIO ISASI-ISASMENDI

El cineasta Antonio Isasi-Isasmendi, que residía en Ibiza desde hace 30 años, murió ayer en Ibiza a los 90 años de edad, por complicaciones derivadas de una neumonía. El director había recibido el Goya de Honor por toda su obra en el año 2000, la medalla de Oro de la ciudad de Ibiza y el premio ACIB 2016, con el que la Asociación de Cineastas de Baleares reconoce la trayectoria de cineastas vinculados a Baleares.

Isasi-Isasmendi, nacido en Madrid en 1927, fue uno de los principales representantes del cine de acción en España y uno de los cineastas con mayor vocación internacional. Incluso se dice que era el director favorito de Orson Wells, en una época en la que estaba mal visto que alguien fuera identificado con ese tipo de cine.

Su carrera se inició con “La huida” (1955), una película de acción, y continuó con “Pasión bajo el sol, un drama rural” (1956), “Rapsodia de sangre” (1957), “Diego Corrientes” (1959), “La mentira tiene cabellos rojos” (1960) y “Vamos a contar mentiras” (1962).

A partir de 1963, Isasi-Isasmendi comienza una etapa de vocación más internacional y dirige “La máscara de Scaramouche”. Sigue en la misma línea con “Estambul 65”, “Las Vegas 500 millones” y “Un verano para matar”, con las que obtuvo un gran reconocimiento de crítica y público.

Su carrera continuó con el documental “Rafael en Raphael” (1974), y “El perro” (1977), adaptación de la novela de Alberto Vázquez Figueroa. Se despidió de la dirección con “El aire de un crimen” (1988), una crónica de sucesos rural basada en la obra de Juan Benet.

La muerte de Isasi-Isasmendi deja un gran vacío entre los cineastas de Baleares, para los que era un honor contar con la cercanía de un director de su talento profesional y de su calidad humana. La emisión anoche en TVE de “El aire de un crimen” es una poética casualidad, para despedir a uno de los directores con más personalidad de la cinematografía española.