Àlex Marín

Àlex Marín (1977) fue de niño un precoz devorador de cine. Pasada la medianoche se levantaba a escondidas para ver “Butaca” en TV2 (como consecuencia fue un alumno adormilado del extinto EGB). Llegó a su adolescencia siendo hijo de “La bola de cristal” y “El planeta imaginario”, padeciendo una acusada cinefilia nocturna. Terminados sus estudios, empieza su aventura de profesionalizarse en el medio cinematográfico de la mano de la escuela Sa Nau, una academia que fomenta las técnicas de aprendizaje autodidactas. Su primer ejercicio académico como realizador-montador, “Tanqueu Pinya!”, obtuvo el premio Art Jove 2001 a la mejor pieza audiovisual. Su habilidad en las artes plásticas le llevan a colaborar, como director artístico, en cortometrajes de sus compañeros de estudios. La suerte en estos primeros pasos audiovisuales es diversa e incierta: desde cosas que nunca se montaron a negativos embargados tras la suspensión de pagos de Fotofilm Barcelona. “Póker”, “Incomunicación”, “Questió de sort”, “La tria”, “Zoo nocturno”, etc, son cortos en los que ha trabajo con distintos roles.

A los 22 años le llega una oportunidad aparentemente irrechazable: trabajar en la co-dirección artística del largometraje “Blocao”, de Pere March. Película modesta, de época y bélica, su rodaje resultó tan traumático que la agotadora experiencia empujó a Àlex Marín a tomarse unos años de excedencia. Aprovecha esa época para estudiar diseño gráfico e ilustración. Pero sus ganas indelebles de contar historias le animan a hacer fotografías de gran formato con un marcado carácter cinematográfico. Después de realizar “Bestiari”, su primera exposición de fotografía en solitario, es seleccionado para participar en “…En projecte” una exposición de artistas emergentes de las Islas Baleares. Poco después queda finalista del Certamen de Artes Plásticas de Manacor.

Con inquietudes artísticas renovadas, el joven realizador decide dar el salto a Barcelona y estudiar Bellas artes. Diversas exposiciones colectivas e individuales se suceden, en centros como Torre de ses Puntes, Ca’n Gelabert, etc. Instalado definitivamente en Barcelona redescubre sus ganas por volver a rodar. Combina trabajos de postproducción para pequeñas productoras y vídeos industriales con sus estudios de Bellas Artes. De una manera artesanal se embarca en el rodaje del cortometraje “Evaboom o la explosión plástica”, escrito, dirigido y fotografiado por él. La producción de este corto, recién estrenado, consolida las ganas de Marín por retomar su trayectoria en el mundo cinematográfico. Su carácter multidisciplinar le aventura a iniciar el Master Maisca 2007-2008.

Actualmente Àlex Marín está enfrascado en un documental de creación, adaptación del libro de Miquel Bauça “Els Somnis”. Después de un largo y ecléctico camino, Àlex Marín ha llegado a la convicción de que el cine y los audiovisuales son una forma de vida, la suya.

FILMS

video

Els somnis d’en B